El quiz de Tere – Por: Teresa Romero / Nombre: Jhonny Giraldo -concejal

0
796

Magíster en Educación

Nombre: Jhonny Giraldo (concejal con mayor votación en Acacías. 2020-2023)

Estudios: Administración Pública (ESAP)

  1. ¿Qué se siente ser el concejal más votado en la historia de este municipio?

Jhonny Giraldo: es muy motivante pero también una responsabilidad enorme que me obliga a trabajar con devoción para responder a la confianza que tantas personas me dieron. Me emociona mucho que este logro personal y de equipo sirva para que los jóvenes y en general todas las personas  sepan que cualquier sueño que tengan, cualquier meta que se tracen en la vida, puede ser alcanzable si se trabaja diariamente en ello.  No pretendo ser un ejemplo de vida pero sí alguien con mucha actitud positiva que cree en que trabajando duro y sin la pretensión de hacer daño a nadie, al contrario, con la convicción de ayudar a quien lo necesite, puede hacer posible lo que quiere.

  • ¿Cuál es su origen?, porque su acento no es propiamente llanero…

JG: mi familia es de origen paisa… sin embargo desde hace muchos años vivimos en El Retorno Guaviare; allí fuimos  víctimas del conflicto y nos obligaron a salir de un momento para otro; así fue que llegamos a Acacías en el 2012  y me matricularon en la sede Lilia Castro de Parrado del colegio Veinte de Julio. Luego pasé a la sede principal y allí fui personero estudiantil, convencido de que iba a cambiar esa institución; para ello leí el manual de convivencia en su totalidad y comprendí que la clave era liderar el consejo estudiantil para que en conjunto, pudiéramos ajustar pequeños cambios como dedicar los primeros 10 minutos de las clases a reflexiones constructivas que convencieran a los estudiantes de que podían ser mejores,  gestionamos la dotación del laboratorio de química, creamos el periódico escolar…en fin, pequeños aportes que nos hicieron sentir útiles y dejar huella.

  • Supe que fue el mejor bachiller de su promoción…

JG: así fue; el mejor puntaje del colegio, que me dio derecho a una beca de Ser Pilo Paga…sin embargo no la pude aprovechar porque al ser desplazado, nunca hice las diligencias para tener la encuesta del SISBEN, y eso era una de las condiciones; lamentablemente perdí esa oportunidad pero no me derrumbé, al contrario, empecé a pensar en cómo hacer para ayudar a mi familia. Decidí empezar a trabajar, o mejor, buscar un trabajo estable, porque desde los ocho años, la necesidad me hizo salir a la calle para vender chance, luego gasolina…en fin, siempre pendiente del rebusque. Cuando me gradué conseguí trabajo como mesero en el Orejano y luego  en AUTECO, don Jacinto Moreno me dio la mano porque allí había hecho las prácticas del colegio. Estaba muy juicioso allá, cuando al mes de cumplir mis 18 años una muy querida coordinadora, amiga personal, me insistió en que aprovechara mis condiciones de líder y que me inscribiera en una lista al concejo por el partido ASI.

  • ¿Así no más? ¿Tanto confiaba en esa visionaria coordinadora para aceptar de buenas a primeras esa responsabilidad tan grande? Porque fíjese que ese ofrecimiento le cambió el rumbo de su vida…

JG: ella es una excelente persona que inspira confianza. No lo dudé, pero ahora admito que en aquel entonces no estaba preparado; sin embargo hice una campaña muy sencilla que me permitió sacar 200 votos a punta de fotocopias; apenas salía de mi trabajo en AUTECO, me iba en la moto para la fotocopiadora de un amigo, que me las dejaba a 45 pesos y casa a casa entregaba la copia y algo de discurso para pedirle a la gente que votara por mí. En todo caso, el ejercicio sirvió para darme cuenta de que en verdad quería ser concejal y desde ese momento empecé a pensar en cómo ganar esta vez. Con mayor conciencia, me inscribí a la ESAP para estudiar Administración Pública; con mucho sacrificio ya estoy en séptimo semestre, ad portas de terminar. Esto me dio seguridad para hablarle con mayor contundencia a la gente, pese a mis 22 años, porque entiendo que algunas personas dudan de la juventud. La decisión de estudiar me obligó a cambiar de trabajo porque debía disponer de los sábados para viajar a Villavicencio, así que pronto entré a laborar en Palmeras del Llano; allí llegué a ser operador maquinista. Al año de estar allí, los compañeros me eligieron como uno de los representantes de los 700 trabajadores que conforman la empresa. Para hacerlo con altura, no solamente leí los estatutos de la empresa sino también el código sustantivo del trabajo y otros documentos que pudieran ayudarme a argumentar con validez. Luego me postulé como negociador de la convención colectiva y fuimos a negociar el pliego de peticiones frente al gerente; allí logramos defender las condiciones laborales e impedir que despidieran a algunos trabajadores y mucho menos que se rebajaran los salarios. Esa huella dejé allí, donde trabajé cuatro años, me retiré hace cuatro meses, cuando renuncié para dedicarme a la campaña. Afortunadamente ahorré para estos tiempos en que estuve sin trabajo y de lleno en la campaña; eso además de la liquidación me fue útil para tener equilibrio financiero en esta temporada.  Cuando uno pone la mirada en un foco, debe preparar hasta los más pequeños detalles.

  • Con más tiempo para trabajar en la campaña, aparte de las fotocopias y de la seguridad, ¿Qué más hizo para asegurar el triunfo esta vez?

JG: creo que fue la suma de muchas cosas: la constancia, la disciplina, la dedicación, el esfuerzo constante, pero sobre todo la determinación me dieron las bases para conseguir esta meta que me fijé hace cuatro años. Empecé a hacer trabajo social por medio de una fundación que creamos con un grupo de amigos; es la Fundación Corazones Valientes, con la cual le apostamos a la cultura ciudadana por medio de experimentos sociales, charlas pedagógicas en algunas instituciones educativas, cine al parque, obras de teatro…buscando la convivencia pacífica, la tolerancia, la construcción de ciudadanía. Aceptar el pensamiento diferente es clave. Con estas bases, conformamos un equipo de jóvenes emprendedores y universitarios; establecimos un local como sede, en la Independencia; cada uno tenía un rol muy clave; por ejemplo, coordinador general, coordinador de marketing, apoyo logístico, entre otros; además, manejaba agenda y funciones propias como candidato… en fin, una estructura fuerte que no admitiera improvisaciones. Antes de empezar, leí los dos libros guías  de campañas políticas, lo que fue muy útil para este proyecto. También tuve el apoyo del diputado José Manuel Sandoval a quien también puedo considerarlo como mentor de este proceso. Otro asunto que funcionó es que repartía las fotocopias (que mi amigo también me dejó a 45 pesos esta vez), en las busetas…para mí era fácil dar vueltas por el municipio, pero aseguraba que habían cinco o  diez personas que me escucharan; ahí podía hacer diferentes reuniones sin refrigerio (risas)… también hacíamos casa a casa, reuniones con los amigos y eventualmente nos parábamos en los semáforos a hablar con la gente. En estos meses dormimos muy poco…gran parte del tiempo nos la pasábamos planeando lo que venía. Creo que otra cosa fue hacer pedagogía política sin prometer lo que un concejal no puede hacer; me parece que la gente no traga entero y eso es favorable para el ejercicio político. Todo eso sumó.

  • Ya hizo lo más fácil que fue ganar. ¿Tiene claro cuál es el oficio de ser conejal?…me refiero a sus responsabilidades y alcances…

JG: ya leí los documentos que existen referentes a las responsabilidades de los concejales y tengo claras las ideas de la co- administración del municipio, todo lo relacionado con el plan de desarrollo, aprobación del presupuesto anual,  control político, reglamentación de los servicios públicos, elección del Personero, presentación de proyectos de acuerdo que ayuden al desarrollo del municipio y el mejoramiento de la calidad de vida de todos sus habitantes, elección de la mesa directiva, etc. Me ilusiona mucho actuar con responsabilidad para aportar lo mejor a Acacías.

  • ¿Qué expectativas tiene sobre el alcalde electo?

JG: yo soy un convencido que el camino más seguro para transformar una sociedad es la educación; así que creo que el electo alcalde tiene una ventaja significativa y todas las condiciones para cambiar la historia. Considero que tiene un reto enorme para convocar a todas las personas para que le ayuden a engrandecer este municipio. Por mi parte, voy a aportar lo mejor  para que este municipio que me dio la mano pueda crecer y convertirse en un mejor lugar para que todas las personas tengan oportunidades de desarrollo.

  • Mi obligada pregunta a los concejales es ¿De qué va a vivir en estos cuatro años?

JG: yo siempre me presupuesto y nunca gasto más de lo que gano. Mi salario en la palmera era de $1.300.000…con eso tenía que vivir todo el mes y además ahorrar un poco. Además de lo que ahora gane por las sesiones en la que participe, tengo en manos varias ideas de emprendimiento que estamos madurando con algunos amigos, porque siempre debemos tener un plan B financiero que nos permita tener un equilibrio, porque el ejercicio político no está asegurado de por vida. Aun  no tengo novia, y creo que esto me favorece para que el dinero alcance para todo (risas)

  • A propósito, sé que ese es uno de los consejos que le da su adorada abuela, con quien vive actualmente…

JG: sí, esa es una recomendación que ella me da. Dice que en el tiempo de Dios llegará la mejor mujer que me va a hacer compañía y me ayudará a crecer como persona y profesional, por eso no tengo afán. También se siente tranquila porque yo no hablo mal de nadie, ni siquiera de los contrincantes políticos porque no es mi estilo. Nunca puse palos en la rueda de nadie, pese a que recibí ataques de personas que ni siquiera han conversado conmigo; por las redes escribían que yo recibí dinero de todos los candidatos a la alcaldía, que pagué votos, que me vendí al mejor postor…de verdad que eso, aparte de generarme indignación, no me doblegó. Cuando uno habla mal de los otros es porque no tiene nada bueno qué hablar de uno. Las personas me preguntaban por otro candidato en campaña y yo les recomendaba que revisaran sus hojas de vida y que supieran de esa manera decidir, porque  la responsabilidad de elegir a los líderes es enorme; por eso me siento tan feliz de que tantas personas me hayan elegido como su opción.

  1. He venido subrayando en sus respuestas sus referencias a la lectura y eso me parece maravilloso. ¿Cuándo nació su amor por ella?

JG: desde muy niño he sido amante de la lectura, especialmente de las biografías de grandes líderes como Mandela o Gandhi, por ejemplo. También leo textos de superación, de motivación, emprendimiento, actitud positiva, entre muchos otros. Estoy convencido de que todo lo que uno lee aporta para la construcción de la personalidad; siento que lo que soy hoy también es producto de lo que he leído. Aunque uno no se dé cuenta, el hábito de la lectura  lo va volviendo a uno más culto, eso me hace sentir orgulloso y me da seguridad. A propósito de lectura, ya pedí las copias del reglamento interno del colegio, y voy a empezar su lectura juiciosa. Leo también los mensajes y las ideas que me da la gente que me ha impulsado a llegar hasta aquí. Todo es importante.

  1. Uno de los libros que hemos leído en común es El Secreto de Rhonda Byrne…allí se asegura que es menester visualizar lo que se quiere hacer o tener, como si ya se hiciera o tuviera…¿Cómo visualiza su gestión dentro de cuatro años cuando estemos haciendo balance?

JG: creo que estaré dando cuenta de lo extraordinario que fue mi paso por el concejo; porque lo extraordinario se basa en los pequeños detalles: cercano a la gente, responsable, propositivo, vocero de las minorías, que se opuso a lo malo y que apoyó lo bueno. Que ayudó a construir un mejor municipio para todos; que hizo posible el cambio de condiciones para la educación, la cultura, la salud, que ayudó a crear liderazgos, que aceptó la crítica y que pude ser inspiración para muchos. Lo mejor, que ayudé a cambiar la idea de hacer verdadera política. Pero sobre todas las cosas, que le cumplí la promesa que le hice a Dios, quien fue el que me dio esta posibilidad, y a mi familia, -especialmente a mi abuelita-, a quien tanto amo… (llanto…) de sentirse orgullosos de mi desempeño en esta corporación.

(Me explica que su abuelita, pese a estar incapacitada porque sufrió un accidente casero, fue una artífice muy importante en este logro, porque desde la casa hizo campaña a su favor. Convocaba a sus amigas para que ayudaran a promocionar a su nieto. Ella también fue quien más sufrió con los ataques de otros candidatos por las redes sociales)

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here