Arboricidio en Acacías: Tumban casi dos hectáreas de bosque

0
555

Dos personas fueron capturadas por talar especies como vainillo, jobo, caimo, durazo y mortecino. En el momento del operativo habían cercenado 33 árboles, madera con la que elaboraron 162 postes.

La deforestación sigue causando estragos en el departamento del Meta. Una denuncia ciudadana puso en alerta a las autoridades ambientales y policivas por un frente de tala en la vereda Sardinata Baja, ubicada en el municipio de Acacías, donde elaboraban productos con la madera de los árboles nativos.

Personal de la Policía Nacional, Ejército y la Corporación para el Desarrollo Sostenible de la Macarena (Cormacarena), evidenciaron una tala indiscriminada que afectó cerca de dos hectáreas de bosque (17.748 metros cuadrados), un arboricidio de especies como vainillo, jobo, caimo, durazo y mortecino.

Según Cormacarena, en el momento del operativo fueron encontrados 33 árboles recién talados y 162 postes aserrados con una longitud entre 2,5 a 2,7 metros, material equivalente a ocho metros cúbicos de madera.

“El material que quedó bajo nuestra custodia, junto con la motosierra con la que dos personas estaban talando el bosque sin contar con los permisos necesarios para el aprovechamiento de las especies. Los ciudadanos fueron capturados en flagrancia”, dijo la entidad.

A los dos verdugos de los bosques se le inició un proceso de judicialización por violar el Código Penal, “que podría representarles penas entre 48 y 108 meses de prisión y multas hasta de 15.000 salarios mínimos mensuales legales vigentes por destruir y hacer desaparecer los recursos naturales”, informó Cormacarena.

La corporación indicó que estos operativos hacen parte de las estrategias establecidas en el nuevo plan de acción institucional, que busca mejorar los procesos de atención de denuncias y el desarrollo de acciones efectivas que contribuyan a disminuir la deforestación en el Meta.

“Los árboles desempeñan un papel crucial en la absorción de gases de efecto invernadero, responsables del calentamiento global. Tener menos bosques significa emitir más cantidad de estos gases a la atmósfera y una mayor velocidad y gravedad del cambio climático, por lo que se invita a proteger los bosques nativos del departamento”, puntualizó Cormacarena.

En 2019, según el Ideam, Meta fue el segundo departamento más deforestado en el país, con una pérdida de más de 29.000 hectáreas de bosque. En lo corrido de este año, la Fundación para la Conservación y Desarrollo Sostenible reveló que ya van 22.869 hectáreas deforestadas.

Le puede interesar: Chocó y Norte de Santander, las nuevas víctimas de la deforestación en Colombia

Los Parques Nacionales Naturales de Tinigua, Sierra de La Macarena y Cordillera de los Picachos, ubicados en zonas del sur del Meta, perdieron más de 7.000 hectáreas boscosas, una devastación impulsada exclusivamente para el desarrollo de cultivos de coca y ganadería extensiva. 

El gobernador del Meta, Juan Guillermo Zuluaga Cardona, informó que las disidencias de las Farc lideradas por Gentil Duarte le ordenaron a las 5.000 familias campesinas que habitan en estos tres parques tumbar montaña para sembrar como mínimo dos hectáreas de coca. “Por cada hectárea de bosque tumbada y quemada, las mafias pagan hasta cinco millones de pesos”, reveló el mandatario.

Textos y fotos: Semana- Sostenible

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here