#acacíascentenaria / CIEN PERSONAJES EN LOS 100 AÑOS DE ACACÍAS / LAS CALANDRIAS

0
1202

CIEN PERSONAJES EN LOS 100   AÑOS DE ACACÍAS

CLASIFICACIÓN PERSONAJES DE LA CALLE #94

LAS CALANDRIAS

Dos ánimas benditas de gancho van caminando como las gemelas que son por calles empedradas, polvorientas y andenes engramadas, para alimentar burros, caballos y vacas callejeras.

Vestidas siempre de azul o rosado sus colores preferidos como de costumbre cuatro dedos arriba de la rodilla, balacas de la época, cartera de mano bajo el brazo, caminan con garbo y elegancia de alicate, así van orondas, Araceli y María Elvira Ortiz Moreno, LAS CALANDRIAS.

Hacen caso omiso a las murmuraciones de la gente que entre clientes como si no quisieran ser escuchados pronuncian casi en silencia ahí van LAS GEMELAS, las CALANDRIAS, aclara el otro, no, LAS ANIMAS BENDITAS exclama el tercero y sin escuchar continúan su camino con rumbo a la iglesia Nuestra Señora del Carmen y posterior a su destino las bancas del parque, las señoritas las llaman aquí.

Nacieron en Acacías en la década de 1930 en la Finca La Palma, de la vereda El Centro, que posteriormente cambian por una casa en la calle 15 donde transcurre la mayor parte de su vida. Sus padres Ángel María Ortiz Rodríguez y Benilda Moreno de Ortiz y siete hermanos conformaban su familia, entre ellos, Ángel Ortiz Moreno, recordado por su vieja volqueta que cargaba arena, balastro, piedra para reafirmar las vías urbanas y rurales; también para la construcción de las casas que fueron conformando el pueblo. Trae a su memoria Ángel que mantenían mojados y con barro hasta los ojos.

Araceli y María Elvira, vieron en su juventud de lavar ropas en el río Acaciítas, recordando que para la época este se llenaba de varias mujeres dedicadas a este oficio.

Un detalle hasta ahora desconocido para muchos, fue que María Elvira tuvo novio, se casó y tuvo un hijo que dejó a cargo de su marido y este se fue, se lo llevó y hasta la fecha nunca se supo nada más de él.

Ella regresó a la casa para estar al lado de su hermana; relatan que fueron momentos muy duro para ellas, se extrañaban mucho y sufrieron por la separación.

María Elvira nunca tuvo novios ni pretendientes, los alejaba por su mal genio y como una forma de protegerse para no separarse de su hermana.

Fueron muy trabajadoras y juiciosas y no dieron de que hablar de su comportamiento, además que crecieron en una familia muy unida. Una de ellas, María Elvira, fallece hace aproximadamente dos años estando externas en el Hogar San José, situación que ha sido muy dura para Araceli y que no ha podido sobreponerse de esa pérdida; la acompaña Ángel quien está siempre pendiente de su hermana.

Se sienten muy cómodos y agradecidos con el buen trato y los servicios del Hogar San José, reciben el subsidio del Programa Colombia Mayor y expresa Ángel que es una gran bendición.

Cuentan los veteranos de la época que les gustaba echarse sus aguardientes en las fiestas del Festival del Retorno y que tenían una particularidad, una sola copa para las dos y cada una se tomaba la mitad y así continuaba su ritual.

María Elvira y Araceli LAS GEMELAS unidas del nacimiento a la muerte.

Un brindis por su unidad y hermandad.

ODA EN MEMORIA A LAS LAVANDERAS

Recuerdo las lavanderas     sin reconocimiento y poco pago

con el agua a la cintura     sus cuerpos que calientan

de mañana a tarde           de cigarrillo, charla y tinto

con el sol implacable        de palabras que estrella

que les curtió la espalda.    contra la roca el viento.

Golpean y golpean la prenda          sacuden, sacuden y estiran

contra la inmóvil piedra       como si quisieran

refriegan y refriegan           solo

sin cansancio y sin descanso         limpiar y dejar sin mancha

la ya sufrida conciencia.

JORGE REY BAQUERO

Caricatura Maldonado

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here