UNA FAMILIA CENTENARIA DE LA VEREDA LA PALMA.

0
201

Por: Sara María Pérez Sáenz. 

¨… Germinó plena de insigne bondad, las semillas por nobles pioneros, prodigadas en surco feraz…¨

Como una respuesta a la convocatoria de la política de reforma agraria y tierras en Colombia de la época, que fomentaba la estrategia de desarrollo agropecuario con colonización de gentes trabajadoras de la tierra entre finales del siglo XIX y comienzos del siglo XX; se movilizaron diferentes familias desde Cundinamarca, Tolima, Huila, Boyacá, Santander y otros departamentos, hacia la región de los Llanos orientales. 

Y entonces, convocados por esta política de desarrollo rural, para el año de 1924, venidos de Cáqueza, Oriente de Cundinamarca, los hermanos Pérez Baquero, ellos, Adán, José Miguel, Carlos Julio, Edilberto y su hermana Georgina, junto con sus esposas, familiares, varios vecinos y otras familias, llegaron al corregimiento de Acacías con el fin de fundarse en el territorio. 

Los hermanos Pérez Baquero se ubicaron en lo que hoy se denomina vereda La Palma del municipio; allí, a hacha, desmontaron y luego cultivaron yuca, maíz plátano, arroz, café y cacao de lo cual derivaban su sustento. 

Edilberto narraba que nació el 27 diciembre de 1912 y que llegó cuando tenía la edad de 12 años. Al tiempo uno de sus hermanos, Adán, falleció pronto y su viuda Sara Rodríguez heredó su parcela, José Miguel regresó a Cáqueza y Carlos Julio tomó posesión de su respectiva propiedad, hoy día Barrio Bachué. 

Más tarde, Edilberto se casa con Sara Rodríguez generando una gran descendencia —hoy conocidos como los hermanos Pérez en el municipio—. Los abuelos maternos, Eudoro Rodríguez y Agripina Martínez, venidos de Gutiérrez-Cundinamarca, se afincaron en la misma zona, ella, fue una mujer emprendedora en la agricultura, el comercio y la ganadería; ayudó inconmensurable al desarrollo de la familia. Después del desmonte y el pan coger, empezaron la actividad ganadera, sector que fomentaron en los últimos tiempos.

La estirpe Pérez Rodríguez con el liderazgo de su progenitor Edilberto y su visión comercial, generó la primera fábrica de ladrillo tipo tolete, que elaboraba en cocina artesanal de su finca La Betania. También fundó en respuesta al llamado artístico de su familia el espacio musical y famoso en los años 60‘s, conocido como caseta La Cotidiana; lugar festivo que sirvió de escenario para el impulso de artistas tropicales regionales y nacionales. 

La herencia musical de los hermanos Pérez viene de parte del abuelo materno, Eudoro Rodríguez, quien era músico y tocaba la bandola magistralmente.  Un hermano suyo, Rogelio, se fundó en la vereda San Juanía de Acacías, hoy su vena musical la practican sus hijos. 
Otro hermano, Pablo, no fue músico, pero sus hijos Arcángel, Eduardo y Pablito fundaron la banda Santa Cecilia, en su momento dirigida por Manuel Velásquez. Después formaron el famoso Combo Cristal, ganador de un premio promovido por la emisora Caracol radio denominado ¨Orquídea de Plata¨.

Los hermanos Pérez Baquero fueron siempre reconocidos en la comunidad, por el ejercicio de sus valores de solidaridad, generosidad, bondad, sentido de servicio social, siendo benefactores de la iglesia, Juntas de Acción Comunal y de la incipiente organización política. Se destacó en ello, particularmente Edilberto.

Fue así como por su tenacidad, voluntad, decisión, sentido de beneficio social y unidad familiar, hicieron gran aporte a la organización y desarrollo de la naciente población de Acacías con otros notables, Demetrio Prieto, José Antonio Melgarejo, Arturo Riveros, familia Baquero, Manuel Moreno.

Hoy la descendencia Pérez Rodríguez, siete mujeres, Angélica, Carmen, Bertha, Lilia, Celina, Mery, Luz Dary (Q.e.p.d.) y nueve hombres, Enrique, (Q.e.p.d.). Jesús Amador, Gilberto, Álvaro, Martin, Fernando, Pedro Nel, Edilberto y Elvis Miguel, aprendieron de sus padres valores para el ejercicio social, destacándose en el ámbito de la política, la educación, ciencias de la salud, el derecho las artes plásticas, la pintura y la música, contribuyendo al crecimiento social y económico de Acacías. Muchos de sus hijos han sobresalido a nivel nacional y regional fortaleciendo aún más el progreso del municipio y bienestar de sus gentes a lo largo de los 100 años de vida de esta querida ciudad. 

Con esta historia se rinde homenaje a Acacías por parte de una familia, en la que sus hombres y mujeres con su osadía, constancia y voluntad aportaron para hacer en este territorio una ciudad próspera, hermosa y pujante. 

Fuentes:
Narración oral de Jesús Amador, Gilberto y Lilia Pérez Rodríguez y Dr. Víctor Manuel Moreno Pérez.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here