Mi Crónica Mundial / 30 días en Qatar en la casa de un llanero

0
1092

Qatar2022 / Por Oscar Castillo Baquero, enviado especial del Periódico Nuevo Milenio de Colombia

Compartido con el portal : http://www.metadeportescolombia.com

Después de pasar tres días en asientos de aviones y sillas en aeropuertos logramos descansar en el colchón de una cama sencilla, de una sencilla habitación, super cómoda, en el apartamento donde vive con su familia desde hace un año el colombiano Daniel Márquez Salamanca.

Nuestro compañero de aventura Juan Antonio Sánchez, fotógrafo de El Colombiano, de Medellín, lo contacto a través de uno de los hijos de Juan que reside en Arabia Saudita.

Daniel dijo que pretendía arrendar la habitación que podía ser para dos personas pero con la condición de que la tomaran durante todo el mes del mundial. Ya había recibido solicitudes pero para alojamiento por una o dos semanas. De una le dijo Juan a su hijo: es para nosotros, voy con Óscar y vamos a estar todo el mes. Vino el precio y de una dijo Juan. Habíamos preguntado precios y la tarifa más baja era de 200 dólares ( un millón de pesos) por noche. La oferta de Daniel era 2400 dólares por el mes, lo que quiere decir que cada uno pagaríamos 1200 dólares; cada noche a 40 dólares por persona. Bingo, dijimos con Juan. El Todopoderoso nos tenía reservada está vivienda. Se arregló y se giró U.S 1200 de anticipo de los primeros 15 días y al llegar se pagaría el saldo. Lo más económico que se ha podido conocer, por lo menos, entre los comunicadores del mundial es que no baja de 150 dólares la estadía diaria en Doha, la capital qatarí.

Daniel (de cachucha negra) con su esposa Alexandra y su familia en Colombia

Ese miércoles nos saludamos, Juan, mi parcero estaba desde el día 19. Nos preparamos para ir a nuestro primer partido acreditado del mundial y conocimos a la señora Alexandra, la esposa de Daniel, quién nos ofreció desayuno. Huevos, pan con queso y café con leche. Cómo si estuviéramos en Colombia. Ella tuvo una bebé hace dos meses y viven con su hijo Santiago, de 11 años de edad. Esta familia llegó en octubre del 2021 y por el trabajo y el país de Qatar que están conociendo dicen estar asentados y amañados.

Daniel es uno de los cuatro hermanos del hogar de don Eduardo Márquez y Carmen Salamanca, separados. Con raíces castellanas pues doña Carmen es de San Lorenzo, inspección de Castilla la Nueva, donde actualmente reside. Tienen su finca y Eduardo también ha regresado. Allí creció Daniel aunque su bachillerato y estudios superiores al hizo en Bogotá. Precisamente, rola es Alexandra y en la fría sabana vivían cuando decidieron emigrar al exterior. En Bogotá a Alexandra se le murió su mascota, por eso, Daniel, para que dejara de sufrir, le compró a Maximiliano (MÁX) el perro Golden Retriever que lo trajeron desde Colombia. En la siguiente crónica hablaremos de Máx.

Daniel con su hermano César quien labora en la Casa de la Cultura en Castilla la Nueva

En Bogotá Daniel estudió y graduó como técnico en mantenimiento y reparación de helicópteros. De niño le gustaba ver volar los aviones, pasión que creció cuando terminó su bachillerato. Aún sin conseguir empleo y con su diploma decidió homologar su carrera en Estados Unidos. Fueron cinco años para recibir su cartón de ingeniería en aviación con licencia de U.S.A.

Ya con su título Daniel inició la búsqueda de trabajo en plataformas a través de internet. No le fue difícil, fue seleccionado en una de ellas por lo que inició el proceso iniciando con el del visado que duró dos semanas. A Qatar llegó solo para iniciar el periodo de prueba. Después de eso la empresa con un salario integral le firmó contrato que ya completó el primer año. Fue por su familia y por la mascota Máx. Daniel y Alexandra por ahora no piensan en regresar a su país. Van solo en tiempo de vacaciones.

En su trabajo Daniel supervisa en promedio 20 vuelos diarios a plataformas petroleras ( offshore); adentro, en el mar, sacan petróleo y gas. Inicialmente, su contrato está por tres años. Devenga un salario de 25 mil riales qataries mensuales que incluye el pago de arriendo del apartamento.

Con Juan Antonio quedamos eternamente agradecidos con Daniel y su esposa Alexandra quienes nos acogieron en ambiente familiar, de integración y de colombianos trabajadores en un país extraño, pero lleno de historias de vida.

Él es Daniel, el llanero que nos acogió en su apartamento ubicado en el conjunto residencial en Ezdan Oasis, e Doha, la capital de Qatar, dónde se juega la Copa Mundial de fútbol.